La influencia de las redes sociales en el ideal de belleza

influence-social-media-on-beauty-standards

Está claro que las redes sociales influyen en nuestra imagen de la belleza. De hecho, es dolorosamente obvio. A través de las redes sociales no solo obtenemos una imagen poco realista de la realidad, sino que también resulta muy fácil criticar el aspecto de los demás. Por lo tanto, es importante darse cuenta de lo que realmente es la belleza y saber cuál es la mejor manera de lidiar con el ideal de belleza en el año 2021.

Beauty is in the eye of the beholder

Beauty is in the eye of the beholder” (La belleza está en los ojos de quien mira). Este hermoso dicho inglés no puede traducirse sin que pierda su belleza. Y esto me viene que ni pintado, porque esta afirmación trata sobre la belleza. En definitiva: la belleza es subjetiva. La belleza está influida por las opiniones personales. Un ejemplo sencillo serían los colores favoritos. Alguien encuentra el naranja horrible, mientras que es el color favorito de otra persona. ¿Por qué? ¡Dímelo tú! Tiene que ver con el gusto, las preferencias y las asociaciones que alguien tiene con este color. Ahora consideremos a las personas y su belleza como colores. No hay un color perfecto para todo el mundo. Existen millones de colores y cada uno de ellos resulta perfecto para varias personas a su manera.

“Consideremos a las personas y su belleza como colores. No hay un color perfecto para todo el mundo”.

social media

Filtros y chicas de Instagram

Déjame llevarte a hace 20 años. Las fotos que se hacían entonces eran instantáneas de momentos. Tú y tu mejor amiga os ibais un día a la playa o tu madre sonreía detrás de la cámara para capturar los momentos más divertidos de tu cumpleaños. ¿Te preocupaba tu aspecto en aquellos momentos? Pues no, claro que no. No había aplicaciones para editar tus fotos, ¿y los filtros? En aquel entonces eran solo para el café. Las fotos eran capturas de un momento, y ahora creamos momentos para capturarlos.

“¿Filtros? En aquel entonces eran solo para el café”.

La aparición de las redes sociales ha cambiado por completo el modo de hacer fotos para muchas personas. Una foto no debe ser divertida, no, tiene que ser bonita. Tienes que quedar perfecta, ya que de lo contrario recibes pocos likes. Y, consciente o inconscientemente, hacemos muchas cosas para recibir likes. Si navegas por Instagram y ves a una influencer tras otra vestida a la última moda, con el pelo como si acabaran de salir de la peluquería y en lugares que podrían estar en una revista, no es de extrañar que pienses que esto es lo normal. Pero lo normal ya no es lo suficientemente bueno si tienes que creer en las redes sociales.

selfie

Selfish… digo, selfie

¿Selfies? Una foto de tu cara. Solo de tu cara. Nada bonito que contar, ningún mensaje inspirador ni un paisaje impresionante. No, en serio, es solo una foto de tu cara. Probablemente con un filtro y, si no, entonces la has repetido unas veinte veces con la luz adecuada, desde el ángulo perfecto, porque, de lo contrario, tu piel parece irregular, tu mandíbula demasiado floja, o tu frente demasiado alta. Tu pelo demasiado plano, tus pechos demasiado pequeños, tus arrugas demasiado presentes. ¿Qué estamos haciendo? Es lógico que quieras lucir lo mejor posible. Esto antes también pasaba. Basta con ver los Bridgerton u otras series ambientadas en siglos pasados. Cuando salías a la calle o ibas a una velada, como mujer te ponías tu vestido más bonito. Te arreglabas el pelo y te maquillabas para completar el aspecto bien cuidado. Pero, en la actualidad, esto va más lejos. Apenas nos atrevemos a ir de compras sin maquillaje, porque pensamos que no tendremos un aspecto bien arreglado. Peor aún: ¡muchas mujeres no se sienten ellas mismas sin maquillaje! Por supuesto, esto es ridículo.

“De lo contrario, tu frente parece demasiado alta, tu piel demasiado irregular. Tu pelo demasiado plano, tus pechos demasiado pequeños, tus arrugas demasiado presentes. ¿Qué estamos haciendo?”

Body Positivity = Body Shaming

schoonheidsideaal

Pero no todo es malo. ¡Gracias a las redes sociales ahora existe el movimiento body positivity! Todo el movimiento body positivity ha conseguido que en las campañas no solo haya modelos con una talla 34. En la actualidad, en todo tipo de campañas de belleza se ve a personas esbeltas, más rellenitas, de tez clara, oscura, pero también con características externas muy especiales, como muchas pecas, espacios entre los dientes, albinismo o vitíligo.

Cada vez más mujeres muestran sus cuerpos reales, con michelines, hoyuelos en las nalgas, cicatrices, acné, hiperpigmentación… todos esos aspectos del cuerpo de una mujer real que hemos mantenido ocultos durante mucho tiempo. Es genial ver que, de forma muy lenta pero segura, la vergüenza va desapareciendo y las mujeres muestran su verdadero yo. Esto es especialmente importante para la generación más joven, porque recuperan una imagen realista de cómo deberían ser las mujeres. Pero este gran avance también ha traído consigo un fenómeno desagradable: el body shaming.

“Es genial ver que, de forma muy lenta pero segura, la vergüenza va desapareciendo y las mujeres muestran su verdadero yo”.

Las mujeres que muestran con orgullo sus cuerpos reales son atacadas e intimidadas por trolls de Internet. Insultos demasiado desagradables como para repetirlos van que vuelan en las secciones de comentarios de Instagram y Facebook. Como decía antes, beauty is in the eye of the beholder, y algunas personas solo ven belleza en fotos falsas y Photoshop. “Madre mía, ¿cómo se te ocurre publicar esta foto? ¡Mira todos esos hoyuelos!” comentan chicas jóvenes en reacción a fotos reales. Mira, bonita, espera a tener más de 25😉 y entonces hablamos de nuevo. Tampoco es que se les pueda reprochar nada a estas jóvenes, ya que su ideal de belleza está un poco intoxicado por todas las imágenes falsas que corren por Internet. Pero mi madre solía decirme lo siguiente: si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada.

“Mi madre solía decirme lo siguiente: si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada”.

echte vrouwen

Hiriente sin querer

Solo hay una cosa con la que debemos tener cuidado. Es muy positivo que las mujeres más rellenitas, o como mucha gente dice, con “cuerpos normales”, ahora también estén recibiendo la atención y el aprecio que se merecen. Pero de lo que mucha gente no se da cuenta es que pueden herir a las mujeres delgadas con comentarios como “por fin una mujer de verdad”, “como si las mujeres fueran tal flacas en la vida real”, “bueno, si yo fuera un hombre, no querría tener un esqueleto así en mi cama, dame una mujer con formas”. Lo que se dice con esto es que las mujeres delgadas no son femeninas ni mujeres reales. Seguro que no es esa la intención, pero es lo que se está diciendo de forma implícita.

“Todos los cuerpos son normales, o mejor aún: ningún cuerpo es normal”.

La gente se olvida de que no eliges en qué cuerpo naces. Por eso tengo mis reservas con respecto al término “cuerpos normales”. Creo que es un mal término, porque afirma que todo lo que está fuera no es normal. Todos los cuerpos son normales, o mejor aún: ningún cuerpo es normal. ¡Todas somos especiales y únicas, qué co*o!

Conclusión

Ten en cuenta que lo que ves en Internet a menudo no es la realidad. Siéntete orgullosa de ti misma y de tu apariencia única. Nadie es como tú, y tú eres todo lo que tienes que ser. ¿Y ves fotos no tan bonitas? Antes de criticar, piensa en qué aspecto tienes tú con mala luz y en una pose no tan favorecedora. La autenticidad es belleza. La belleza falsa es falsa y no es belleza. Y recuerda: si no tienes nada bueno que decir, ¡cierra el pico!

“Nadie es como tú, y tú eres todo lo que tienes que ser”.

¿Tu idea de la belleza está influida por las redes sociales?

También te puede interesar

Responder o hacer una pregunta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas

¡Síguenos!