Estas son las 15 zonas erógenas más comunes

15-most-common-erogenous-zones

Probablemente hay varios lugares que basta con que tu pareja mire para que te excites. Tocar estas zonas erógenas resulta agradable y suele provocar una excitación rápida. Las zonas erógenas difieren en función de cada persona. Por lo tanto, lo que a ti te pone a cien puede que no surta tanto efecto en tu pareja. ¡Y viceversa, por supuesto! A continuación, enumeramos estas zonas erógenas de la cabeza a los pies.

N.º 1 Pelo

¡Oh, menuda maravilla cuando alguien te pasa las manos por el pelo! Para muchas personas, se trata de una auténtica zona erógena. Empieza tus preliminares en la ducha, lavando lentamente el pelo de tu pareja y masajeando su cuero cabelludo.

N.º 2 Orejas

Hay tantas cosas sexis que puedes hacer con las orejas. Las orejas son muy sensibles, así que piensa en acariciarlas y chuparlas suavemente. Incluso un suspiro de aliento caliente también puede provocarle escalofríos a tu pareja (¡pero no soples fuerte!). O prueba a morderlas con cuidado. Tampoco te olvides de usar el dirty talksusurra todo lo que quieres hacer con tu pareja a su oído… Lo que no debes hacer es meter la lengua en la oreja de tu pareja. En general esto no resulta nada agradable.

“Acariciar, chupar, el dirty talk y un suspiro de aliento caliente pueden volver loco a tu pareja”.

N.º 3 Boca, labios y lengua

A estas alturas, probablemente ya habrás descubierto que estos lugares contienen muchos nervios, por eso resulta tan agradable besar a tu amante. Además de besar, también puedes mimar estos lugares jugando con el calor y el frío, por ejemplo, pasando un cubito de hielo por los labios de tu pareja. También puedes llevar los besos al siguiente nivel con delicados mordiscos.

N.º 4 Cuello

El cuello es el lugar perfecto para empezar con los preliminares. Besa a tu pareja en el cuello, humedeciendo ligeramente tus labios. A continuación, déjate llevar lentamente hacia abajo… Lo que también puede resultar agradable es lamer el cuello o soplar de forma juguetona.

erogene zone

N.º 5 Pezones

No es de extrañar que las mujeres se exciten cuando se estimulan sus pezones. Pero no vayas directo al grano, más bien ve avanzando poco a poco. Por ejemplo, comienza por el cuello y luego busca los pezones y los senos. Puedes acariciar, besar y lamer los pezones. También puedes chuparlos y morderlos con cuidado. Observa atentamente la reacción de tu pareja, para que puedas tantear lo que más le gusta. Los pezones también son un punto sensible para los hombres, así que ¡asegúrate de prestar mucha atención a los pezones de tu pareja durante tus próximos preliminares!

“Comienza por el cuello y luego busca los pezones y los senos”.

N.º 6 Espalda

Aunque la espalda no es especialmente sensible, puede ser un buen lugar para comenzar tu viaje por las zonas erógenas de tu pareja. Por ejemplo, empieza con un masaje sensual. El aceite de masaje es opcional, pero muy recomendable. Se trata de una excelente manera de lograr un estado de relajación total. Cuando sientas que tu pareja está totalmente relajada, pasa a uno de los demás lugares de esta lista.

N.º 7 Vientre (bajo)

Del ombligo hacia abajo encontrarás muchas terminaciones nerviosas. Por lo tanto, esta parte del vientre resulta muy sensible al tacto. Aprovecha esta zona cubriendo la piel con besos, acariciándola ampliamente o lamiéndola de forma juguetona. A continuación, puedes optar por continuar tu camino hacia abajo o provocar a tu pareja prestando primero más atención a otras zonas erógenas. Al no ir inmediatamente a por el premio gordo, acumularás mucha más tensión que luego garantizará un clímax aún más intenso.

N.º 8 Hombros, brazos y dedos

Estas partes del cuerpo, al igual que la espalda, resultan muy adecuadas como punto de partida para tus preliminares. Al comenzar con suaves caricias o un amplio masaje, guiarás a tu pareja hacia una sensación de máxima relajación, imprescindible cuando tú y tu pareja lleváis vidas ajetreadas. Y es que el estrés puede suponer un gran freno a tu vida sexual. Cuando estás estresado, es más difícil estar de humor.

“Tanto dar como recibir un masaje tiene un efecto muy terapéutico y relajante”.

Cuando es difícil excitarse porque sufres de estrés, un masaje puede ayudar. Tanto dar como recibir un masaje tiene un efecto muy terapéutico y relajante. Se trata de un punto de partida perfecto para excitarse después. No te olvides de los hombros, brazos y dedos durante el masaje y/o los preliminares. Al acariciarlos con suavidad, puedes hacer que tu pareja tenga escalofríos por todo el cuerpo. Por ejemplo, acaricia suavemente las yemas de los dedos, masajea los hombros y colma de besos los brazos de tu pareja.

lief koppel

N.º 9 Nalgas

Acarícialas, lámelas o masajéalas. Mima el trasero de tu pareja durante los preliminares para aumentar la excitación. Algunas personas también consideran placentero y excitante recibir una palmadita en las nalgas. Esto no es sorprendente si tenemos en cuenta que el dolor y el placer no son tan distintos entre sí en algunos aspectos. Si bien a una persona puede causarle mucha excitación, no es una buena idea darle un cachete en el trasero a tu pareja de repente. Y es que una palmadita bien intencionada podría provocar que tu pareja pierda todas las ganas.

N.º 10 Escroto y perineo

El área alrededor del pene es en realidad una gran zona erógena. Acaricia esta zona y presta especial atención al escroto y al perineo. A muchos hombres les gusta que les acaricien, laman o chupen suavemente el escroto. También se puede soplar suavemente. Observa atentamente la reacción de tu pareja para descubrir qué le resulta agradable y qué no. El perineo también es muy sensible: se trata del trozo de piel entre el escroto y el ano. Masajea suavemente el perineo con los dedos. Aumenta la tensión esperando el mayor tiempo posible antes de tocar el pene.

N.º 11 Labios vaginales y monte de Venus

Antes de poner manos a la obra con el clítoris o la vagina, presta un poco más de atención a los labios y al monte de Venus. Tanto los labios externos como los internos contienen millones de terminaciones nerviosas y, por lo tanto, son muy sensibles al tacto. El monte de Venus a menudo se olvida, pero también es una zona erógena. El monte de Venus es sensible a los toques tanto suaves como fuertes, lo que hace que este lugar resulte muy adecuado para disfrutar de unos preliminares inigualables.

Quizá suene raro, pero puede ser agradable estimular el monte de Venus. Como está conectado al clítoris y los labios, algunas mujeres encuentran esta sensación maravillosa, y algunas la consideran incluso más placentera que el contacto directo con el clítoris. La razón por la que el sexo sin penetración resulta agradable para muchas mujeres es por la estimulación del monte de Venus. ¡Así que es hora de incluir este lugar olvidado en tu rutina!

“Tanto los labios externos como los internos contienen millones de terminaciones nerviosas y, por lo tanto, son muy sensibles al tacto”.

N.º 12 Ano

Todavía existe un tabú sobre el sexo anal o la implicación del ano durante el sexo. No lo entendemos, porque el ano es un punto muy sensible. Por supuesto, no tienes que empezar a utilizar buttplugs de inmediato (¡aunque no te lo impediremos!). Hay varias formas de poder involucrar sutilmente el ano durante los preliminares. ¡Puede ser muy agradable tanto para hombres como para mujeres y no tiene nada que ver con tu orientación sexual! Acaricia o lame el ano de tu pareja (beso negro).

Ve un poco más allá e introduce un poco tu/s dedo/s en el ano. Asegúrate de usar un poco de lubricante para que entren con mayor suavidad. Presta también mucha atención a la reacción de tu pareja, para saber si puedes continuar o debes detenerte. En cualquier caso, avanza poco a poco, probablemente a tu pareja no le haga ninguna gracia que le metas dos dedos por el ano así de sopetón.

billen

N.º 13 Muslos

La piel de la parte interna de los muslos es muy fina, por lo que resulta muy sensible. Acaricia los muslos suavemente o dales un ligero masaje. De vez en cuando, roza “accidentalmente” los genitales de tu pareja para aumentar la tensión.

N.º 14 Corvas de las rodillas

Puede que sea cosa mía, pero las rodillas me parecen cualquier cosa menos sexi. A menudo están demasiado secas y, en algunos casos, se parecen demasiado a hombrecillos gruñones. Sin embargo, la parte posterior de la rodilla, llamada corva, es una historia completamente diferente. Esta zona es comparable a la parte interna del muslo. Se trata de un punto muy sensible, ya que la piel aquí es muy fina. Por lo tanto, tocar suavemente la corva proporciona mucha estimulación. Al ser la corva un lugar menos íntimo, resulta muy adecuada para prestarle un poco de atención en público.

“Esta zona es comparable a la parte interna del muslo”.

N.º 15 Pies

No, no eres un fetichista de pies si te gusta que te toquen esta parte del cuerpo. De hecho, la mayoría de la gente disfruta gratamente de esta sensación. Por lo tanto, un masaje de pies es muy propicio a terminar en un masaje con final feliz. Razón más que suficiente para mimar los pies de tu amante, ¿no?

¿Cuáles son tus zonas erógenas favoritas? ¡Háznoslo saber en un comentario!

También te puede interesar

Responder o hacer una pregunta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas

¡Síguenos!