Los 6 mejores consejos de masturbación para mujeres

Alcanzar un orgasmo a través de la masturbación continúa siendo un desafío para muchas mujeres. Esto puede resultar muy frustrante cuando lo que buscas sentir es esa increíble sensación de liberación. ¡Echa un vistazo a estos 6 consejos sobre masturbación y explora cómo aprovechar al máximo esa increíble experiencia!

Consejo 1: ten confianza

La masturbación continúa siendo un tabú. Muchas mujeres se avergüenzan de masturbarse, y al menos el 55 % de ellas prefieren no hablar en absoluto de ello. Sin embargo, la masturbación es algo de lo que nunca debes avergonzarte.

«Al menos el 55 % de las mujeres prefieren no hablar en absoluto sobre la masturbación.»

Casi todo el mundo lo hace y, por otra parte, también es muy saludable. Ayuda contra la depresión, fortalece los músculos del suelo pélvico y mejora el flujo sanguíneo de la parte inferior del cuerpo. Tan pronto como logres olvidar todas tus dudas y vergüenzas acerca de la masturbación, comprobarás que satisfacerte a ti misma se vuelve mucho más divertido.

Consejo 2: ponte en situación

Por lo general, una mujer no se excita en un abrir y cerrar de ojos. Se necesita tiempo para alcanzar ese estado. No empieces con tu clítoris de inmediato, ya que al comienzo no tendrás mucho éxito. Tu cuerpo necesita tiempo para bombear sangre hacia tu vagina y estimular las terminaciones nerviosas.

«Calienta» primero tu cuerpo pensando en algo excitante. Masajea al mismo tiempo una zona como tus pezones y avanza gradualmente hacia abajo. Tu misma advertirás cuando estés lo suficientemente estimulada para dar el siguiente paso, pero tómate al menos de 10 a 20 minutos para calentar tu cuerpo por completo. Después de esto, la masturbación será mejor y más intensa.

Consejo 3: utiliza tu fantasía, un libro o una película

Las películas porno dirigidas al público femenino son cada vez más populares. Una historia erótica o una fantasía traviesa también pueden ponerte en situación. Descubrirás que una historia, una película o una fantasía apasionante pueden llevarte «al límite».

Consejo 4: conoce tu cuerpo

Si no sabes lo que te gusta, la masturbación nunca será verdaderamente una experiencia agradable. Explora y descubre lo que más te excita. Empieza desde arriba y deja que tus manos se deslicen lentamente sobre tu cuerpo. Presta atención a tus pezones, son zonas erógenas importantes. Frótalos, apriétalos suavemente y descubre lo que más te gusta.

«Mueve las yemas de los dedos sobre las caderas, las nalgas y el interior de los muslos. Seguro que eso te excitará.»

Deja que tus manos se deslicen más hacia abajo, como si te estuviera tocando otra persona. Mueve las yemas de los dedos sobre las caderas, las nalgas y el interior de los muslos. Seguro que eso te excitará. Tómate todo el tiempo que necesites y permite que tus dedos sigan por ese «camino». Al final, las yemas de tus dedos alcanzarán tu vagina.

Consejo 5: prueba a usar un vibrador

Usar un vibrador puede ser una forma muy agradable de satisfacerte, y seamos honestos: también se encarga de parte del trabajo. Probablemente, si tienes dificultades para alcanzar un orgasmo o para masturbarte con los dedos, un vibrador podría ser lo que necesitas. Hay infinidad de modelos para elegir.

Vibrador por presión de aire

En los últimos años, los vibradores por presión de aire se han vuelto cada vez más populares. Estos juguetes no usan succión, sino que emiten ondas de presión de aire que estimulan el clítoris. ¡El resultado es que funcionan muy bien para muchas mujeres! Lo único que debes hacer es colocarlo en la parte superior de tu clítoris y dejar que el dispositivo haga el resto. ¿Tienes un presupuesto limitado? Podemos recomendarte el Satisfyer Pro 2. ¿Puedes gastar un poco más? Entonces te sugerimos probar el Womanizer Premium.

Vibrador tipo conejo

El vibrador tipo conejo es probablemente el vibrador más conocido del mercado. Puedes introducirlo en tu vagina, pero también tiene un estimulador de clítoris para que puedas disfrutar de la doble estimulación. Compra con cuidado y no elijas el primer vibrador de conejo que gire, chorree, se encienda y empuje al mismo tiempo, ya que probablemente pueda ser demasiado estimulador para ti. Recomendamos el vibrador Lily de EasyToys que tiene los motores bien colocados, es fácil de limpiar y tiene una ligera curva para tu punto G. Una alternativa un poco más potente es el Sway Vibes 2.0.

Uno con vibraciones intensas

Si necesitas mucha ayuda para alcanzar un orgasmo, la mejor opción para ti es el vibrador Wand. Estos potentes vibradores fueron diseñados originalmente como masajeadores de cuello, pero con el tiempo, están siendo utilizados para una tarea completamente distinta. Una de las mejores opciones es el MyMagicWand, que proporciona vibraciones muy profundas. Para que puedas combinaros a tu gusto, existen varios accesorios intercambiables disponibles.

Un vibrador pequeño

Sin embargo, no todas las mujeres desean un vibrador grande y potente. Si buscas uno pequeño, un mini vibrador es una buena opción. Para las mujeres con un presupuesto más elevado, el We-vibe Tango, a pesar de su tamaño, es un gran mini vibrador que emite vibraciones profundas. ¿No dispones de mucho presupuesto para gastar? El vibrador Lipstick, de nuestra propia marca EasyToys, es la elección perfecta. Este discreto mini vibrador cabe perfectamente en el bolso, tiene un eje de silicona y es recargable. ¡También podrás usarlo mientras te duches o bañes!Ten en cuenta que, debido a su tamaño, los mini vibradores generalmente no vibran tan fuerte como los de tamaño normal o grande. Aun así, si no necesitas mucho para estimularte, el reducido tamaño del vibrador no será un problema.

Consejo 6: prueba estas técnicas de masturbación

Mientras que a una mujer le puede gustar un masaje firme, otra alcanzará su clímax con toques suaves; probablemente este último sea el caso de la mayoría de las mujeres. Nos gustaría compartir una serie de técnicas de masturbación para que puedas probarlas y así descubrir la que más te gusta. Recomendamos usar un poco de lubricante o fluido vaginal para que el uso de los dedos sea más suave y cómodo.

Estimulación indirecta

Para algunas mujeres, el contacto directo con el clítoris es tan intenso que se sienten incómodas. Si ese es tu caso, puedes intentar masturbarte con la ropa interior puesta o con una almohada entre las piernas. Frota suavemente tu ropa interior con la mano plana y presiona un poco tu clítoris. Si deseas probar con la almohada, es mejor acostarse boca abajo con la almohada entre las piernas. Mueve las caderas hacia delante y atrás de tal manera que generes fricción.

El movimiento de las tijeras

Si puedes tolerar un poco más de estimulación, la técnica llamada de las tijeras puede resultarte una opción agradable. Pon tu dedo índice y medio en forma de tijera y coloca los dedos entre los labios con el clítoris en el medio. Ahora, muévete de arriba hacia abajo o de izquierda a derecha. También puedes apretar un poco los dedos. En realidad, no tocarás tu clítoris, pero seguro que notarás los movimientos.

El movimiento circular

El movimiento circular es probablemente la técnica más conocida. Extiende tus labios con una mano mientras te masturbas con la otra. Usa uno o dos dedos. Después realiza movimientos circulares alrededor de tu clítoris. Te recomendamos usar líquido vaginal, saliva o lubricante. Cuando estés lo suficientemente excitada, también puedes realizar el mismo movimiento circular directamente sobre el clítoris.

«Cuando estés lo suficientemente excitada, también puedes realizar el mismo movimiento circular directamente sobre el clítoris.»

Técnica de golpeteo

Si necesitas más estimulación de la que se puede obtener con las técnicas mencionadas, puedes utilizar la técnica del tapping. Hazlo siempre con cuidado y permite que tu clítoris se acostumbre a los toques. La técnica del tapping implica golpear suave y rítmicamente tu clítoris, dándole «golpes de placer». Puedes mover el dedo más rápido a medida que te acercas al clímax.

Masaje del punto G

No a todas las mujeres les gusta estimular únicamente el clítoris. Si eres una de esas mujeres, puedes conseguir más acción con tu punto G. Masajea tus labios vaginales y clítoris con una mano mientras que te introduces un dedo de la otra. A una profundidad de aproximadamente 3 a 5 centímetros en el mismo lado de tu vientre, sentirás un engrosamiento acanalado. Este es tu punto G, que en realidad es la «parte posterior» de tu clítoris. Tu clítoris no solo está en el exterior, sino que continúa por dentro. Si es necesario, eleva un poco las caderas para que puedas sentir mejor el punto G. Realiza ahora un gesto como de «ven aquí» o un movimiento que implique curvar ese dedo. Es recomendable presionar ligeramente.

«A una profundidad de aproximadamente 3 a 5 centímetros en el mismo lado de tu vientre, sentirás un engrosamiento acanalado. Este es tu punto G, que en realidad es la ‘parte posterior’ de su clítoris.»

¡Lo importante con todas estas técnicas es que mantengas un ritmo constante y no te detengas! Así tendrás más posibilidades de alcanzar el orgasmo. Con cada una de estas técnicas, no olvides tampoco la zona alrededor de tu vagina. Es posible que desees masajear ocasionalmente el interior de los muslos, los labios vaginales, los pezones y, si estás abierta a ello, también el trasero y el ano.

¿Tienes alguna duda sobre estos consejos de masturbación o deseas compartir algún buen consejo? ¡Deja tu comentario a continuación!

Responder o hacer una pregunta

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Publicar el comentario

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas

RRSS