¿Juego de roles, trío u otras fantasías sexuales? ¡Así es como puedes empezar!

sex fantasy

¿Alguna vez has pensado en un juego de roles o en un trío? ¿O tienes alguna otra fantasía sexual? ¿No estás seguro de cómo sacar el tema con tu pareja? Lo entendemos. ¡En este artículo te contamos cuál es la mejor manera de abordar un juego de roles, un trío u otra fantasía sexual!

Habla de las fantasías sexuales

Hablar de una fantasía sexual puede generar cierto temor. Y aunque cada fantasía es diferente, hay algunos consejos comunes que pueden aplicarse a la hora de hablar de tu fantasía sexual. ¡Primero comentaremos estos consejos y luego profundizaremos en los juegos de roles y los tríos!

N.º 1. Da pistas

Si realmente no tienes ni idea de si tu pareja está abierta a tu fantasía, es inteligente hacer una sutil investigación preliminar. Por lo tanto, en lugar de decir directamente que llevas años soñando con un trío, puedes dar pistas sutiles. Por ejemplo, cuéntale que has tenido un sueño sexual caliente sobre un trío y que te ha parecido increíblemente excitante. Entonces observa la reacción de tu pareja… ¿Está reaccionando con interés? Pues así sabrás que puede haber espacio para hablar de tu fantasía. Pero, ¿tu pareja se empieza a reír de inmediato o aparece una mirada de desaprobación en su cara? Entonces sabrás que debes tener mucho cuidado al hablar de tu fantasía.

“Por ejemplo, cuéntale que has tenido un sueño sexual caliente sobre un trío y que te ha parecido increíblemente excitante”.

Es muy importante que puedas compartir tu fantasía con tu pareja. Incluso aunque tu pareja no esté abierta a ello, debe respetarte para que podáis encontrar un término medio juntos.

N.º 2. Compartir es demostrar interés

Compartir tu fantasía puede generar cierto temor, pero ¿qué pasa si esperas años para compartir tu fantasía solo para descubrir que tu pareja tiene la misma fantasía? Una forma divertida de conocer mejor los deseos sexuales del otro es a través de un sencillo juego. Tanto tú como tu pareja escribís cuáles son vuestros deseos sexuales. Puede ser cualquier cosa… piensa en sexo al aire libre, un trío, un juego de roles, pero también cosas más pequeñas como usar un juguete, sexo con una venda en los ojos o sexo con la luz encendida. Puede ser tan pequeño o tan grande como deseéis. Escribid cada fantasía en un trozo de papel distinto y poned los papelitos en una caja grande. A continuación, coged un trozo de papel de la caja, de uno en uno, y hablad de la fantasía en cuestión.

Es importante no reírse de lo que estés leyendo y respetarse el uno al otro pase lo que pase. Mantente abierto a las ideas de tu pareja para poder esperar lo mismo a cambio.

“¿Qué pasa si esperas años para compartir tu fantasía solo para descubrir que tu pareja tiene la misma fantasía?”

seksuele fantasie

Cómo… empezar un juego de roles

Hablemos ahora de los juegos de rol. Puede ser una fantasía difícil para empezar, porque ¿cómo lo haces? ¿Cómo eliges un escenario? ¿Cómo te metes en un papel? Y lo más importante: ¡¿cómo consigues hacerlo sin que se te escape la risa?!

En primer lugar: durante un juego de roles, puedes reírte de vez en cuando, especialmente si todavía es algo nuevo para vosotros. Después de todo, de lo que se trata es de que los dos os lo paséis bien.

N.º 1. Practica por tu cuenta

Cuando te metes en el papel de otra persona por primera vez, no es de extrañar que la situación resulte incómoda. Por lo tanto, es una buena idea empezar a practicar tu personaje por tu cuenta. Por ejemplo, piensa en frases que puedes decir o habla con un acento distinto. ¿Por qué no? Si has dedicado algo de tiempo a moldear y conocer a tu personaje, ¡te resultará mucho más fácil interpretar este papel con tu pareja!

N.º 2. Expresad vuestras incomodidades y dudas

Antes de empezar con el juego de roles, y no nos referimos a cinco minutos antes, sino a un par de días, hablad de ello. Contaos lo que os parece excitante y comentad vuestras expectativas. De esta manera, sabréis lo que esperáis del juego de roles y del otro miembro de la pareja. Por ejemplo, ¿vais a darlo todo con disfraces o simplemente empezaréis interpretando un personaje diferente? ¿Queréis tomároslo muy en serio o vais a ver cómo va la primera vez y queréis reíros un rato?

Aseguraos de comentar vuestras expectativas con mucha antelación.

N.º 3. Empezad despacio

Practicad por ejemplo mientras estáis comiendo. Si estáis sentados juntos a la mesa, podéis practicar un poco con un juego de roles. Solo unos minutos. Simula que eres el chef y tu pareja un cliente del restaurante. Pregúntale si le gusta la comida y si necesita algo más. Observad cómo va la cosa. ¿Está yendo bien? Pues entonces, en otra ocasión en la que vayáis juntos al supermercado, intentad fingir que no os conocéis. “Señor, ¿sabe dónde están los plátanos?” Iniciad una conversación como si fuerais unos desconocidos. Como se trata de un tema normal, probablemente no os resultará tan incómodo.

Una vez que hayáis “practicado”’ de esta manera unas cuantas veces y ambos os sintáis a gusto, ¡podéis comenzar vuestro primer juego de rol real!

Y un trío, ¿cómo se gestiona?

Muchas personas que quieren hacer un trío tienen miedo de que la primera vez sea un poco incómoda. Y para ser sinceros: es posible que así sea. Es especialmente importante que los tres estéis listos y tengáis ganas.

Además, hay algunas cosas que pueden ayudar a que os resulte menos incómodo.

N.º 1. Comunicación abierta

Ayuda si ya os conocéis o si alguno de vosotros ya tiene experiencia con un trío para que esa persona pueda tomar la iniciativa. Acordad de antemano lo que está y no está permitido para que no se produzcan situaciones incómodas en el fragor de la batalla.

N.º 2. Preliminares

Empezad despacio: ¡no hace falta que empecéis directamente con el sexo! Al contrario:  conoceos y haceos sentir cómodos mutuamente. Por ejemplo, idos los tres primero a beber o comer algo, id al cine o elegid algo más sensual como un club, una piscina o una sauna. De esta manera os iréis acostumbrarán los unos a los otros y poco a poco iréis entrando en calor.

Si salís juntos, podéis bailar entre vosotros y ver cómo os sentís al tocaros. ¡Y, por supuesto, una copa también reduce los nervios! Después de una agradable velada en un club o un pub, ¡ya no os sentiréis tan incómodos en casa!

N.º 3. Disfrutad

¿Y durante el acto en sí? ¡En ese momento es especialmente importante que todos disfrutéis! No pienses solo en tu propio placer, presta atención también a si los demás se lo están pasando bien. Divide tu atención, observa la situación y sé muy amable con los demás, y así todo irá bien.

¿Cuál de estos consejos vas a aplicar?

También te puede interesar

Responder o hacer una pregunta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas

¡Síguenos!