Acoso sexual: ¿cuándo se pasa de la raya?

sexual harassment

Desde fotos de penes no solicitadas hasta un extraño que toca tu cuerpo. En muchos casos, el comportamiento sexual puede ser no deseado y presentarse como acoso sexual. Son sobre todo las mujeres quienes tienen que lidiar con esto con demasiada frecuencia. Incluso después del movimiento #metoo, sigue sucediendo. Pero, para ser justos, a veces es bastante difícil determinar qué comportamiento es aceptable y qué comportamiento realmente se pasa de la raya. Por eso te explicamos algunas cosas sobre el acoso sexual.

Acoso sexual y comportamiento sexualmente transgresor

Otros nombres para el acoso sexual son comportamiento sexualmente no deseado y comportamiento sexualmente transgresor. Hablamos de comportamiento sexual no deseado cuando se superan los límites de una persona. Se trata de un concepto difícil, porque el límite es distinto para cada persona. De este modo, no resulta fácil delimitar una línea. Lo que una persona encuentra excitante y divertido puede cruzar la línea para otra y evocar un sentimiento incómodo o inseguro. Por otra parte, este comportamiento no tiene por qué ser necesariamente físico. El envío de mensajes con tintes sexuales o el envío de fotos de penes también se consideran comportamientos sexualmente no deseados si el destinatario no ha dado permiso.

“El límite es distinto para cada persona.”

Por lo tanto, cuando tú, como hombre, envías una foto “inocente” de tu pene, recuerda que la persona que la recibe (probablemente) no la esté esperando. Él o ella puede sentirse extremadamente incómodo/a u ofendido/a por esa foto, que para ti no significa gran cosa. Lo que una persona encuentra excitante y divertido puede resultar incómodo o incluso traumático para otra. Por supuesto, enviar una foto de tus partes no es tan malo como otras formas de acoso sexual, pero eso no debería importar. Cualquier comportamiento que se pase de la raya para alguien es inaceptable.

¿Qué comportamiento se considera transgresor?

Según el Artículo 7 de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de hombres y mujeres, el acoso sexual se define como “cualquier comportamiento, verbal o físico, de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo”. Aunque los límites son distintos para cada persona, las investigaciones muestran que los siguientes comportamientos a menudo se consideran transgresores:

  • Acorralar a alguien
  • Besos no deseados
  • Insultos sexuales
  • Pedir sexo
  • Tocamientos no deseados

Y en menor medida, pero también:

  • Acercarse al espacio personal de alguien
  • Comentarios sexuales
  • Mirar descaradamente el cuerpo de una persona

Incluso si no sucede nada ilegal, una situación puede ser no deseada, intimidante o traumatizante.

Acoso callejero

El comportamiento sexualmente transgresor también incluye el acoso callejero, como silbar, gritar, perseguir, manosear, arrinconar, insultar sexualmente y pedir sexo de forma agresiva.

street harassment

¿Es “no” realmente no?

A este respecto podemos ser muy claros. No siempre es no. Hay varias razones por las que las mujeres permiten cosas que realmente no quieren. Por ejemplo, se sienten presionadas o temen que la otra persona se enfade. Pero el consumo de alcohol o drogas, el chantaje y la lástima también pueden influir. Las mujeres suelen decir “no”, pero no se atreven a rechazar más claramente al hombre con su comportamiento. Esto puede darle al hombre la idea de que el “no” en realidad no va tan en serio.

“Ella dijo ‘no’, pero en realidad no se resistió”.

Como mujer, puedes besar a alguien voluntariamente e incluso dar el primer paso, pero luego no querer hacer nada más que besar. Si el hombre sigue insistiendo, algunas mujeres pueden acabar cediendo y tener relaciones sexuales aunque en realidad no quieran. Piensan que “tienen que hacerlo” porque han empezado dando besos.

¿Qué piensas?

A continuación, presentamos dos situaciones para mostrar cómo puede ser el acoso sexual. ¿Qué piensas? ¿Crees que se pasan de la raya o todavía son aceptables?

Situación 1

Una mujer de 27 años publica una divertida foto de vacaciones en su Instagram público. Lleva bikini porque está en la playa. Tiene una copa D llena y sus pechos se destacan. Un hombre desconocido reacciona debajo de su foto: “¡Menudos melones! Quiero meterme esas tetas en la boca un rato”.

Situación 2

Una chica de tan solo 18 años camina por la calle, ya es de noche. Un chico se le acerca y le dice: “Hola guapa, ¿a dónde vas?” Ella ha aprendido a ignorarlo, así que sigue caminando. “¿Te parece bien si camino contigo, cariño? ¿Vamos a tu casa?” Ella no lo mira, pero le pide que la deje en paz. Él la agarra del brazo y le dice: “Créeme, nena, te lo vas a pasar genial conmigo. Te voy a cuidar bien”. Ella entra en pánico, se suelta y huye. “¡Pues vete a la mierda, puta guarra!” le grita él.

Conclusión

Es imposible definir exactamente dónde está el límite y cuando una situación se pasa de la raya. Pero está claro que todo tiene que ver con respetar los sentimientos y los límites de los demás. Como has podido leer en los ejemplos anteriores, el acoso sexual se presenta en muchas formas, desde comentarios “inocentes” y comportamientos intimidatorios hasta incluso agresiones y violaciones. Nuestro consejo es el siguiente: recuerda que “no” siempre es no y nunca fuerces nada, ni siquiera aunque pienses que el otro “probablemente” sí quiera.

¿Cómo lidias con el comportamiento sexualmente no deseado?

También te puede interesar

Responder o hacer una pregunta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas

¡Síguenos!